Sé que puede sonar a más de lo mismo, pero es lo que creo de todo corazón: todos somos especialmente únicos y tenemos talentos increíbles que regalar al mundo. ¿El mío?, hacer despertar a las personas, algo que he asentado, formalmente, gracias al feedback de quienes que se han ido cruzando conmigo en mis formaciones, mentorías o eventos vitales varios. Son ellos quienes han acuñado para mi el apodo de awakener y creo que no me podían definir de un modo mejor. Gracias.

¿Qué hago? Si hay que ponerle “nombre”, diré que me dedico a algo que me fascina: Comunicación&Consciencia y que soy Comunicadora, Formadora, Speaker, Periodista, Presentadora, Actriz, Escritora, Biógrafa de Almas y Lectora de Almas.

Déjame que te cuente algo más sobre mi.

Soy el producto de una árbol genealógico maravilloso que aúna la cultura vasca, manchega, valenciana y andaluza con tintes marroquíes. Tuve la gran suerte de conocer a todos mis abuelos y a mis bisabuelas, algo que marcó mi biografía. Nací en Madrid, me crié el Soria y, además de viajar mucho, he vivido temporadas en lugares tan increíbles como Roma, Senegal, New York, Austin, Malta o Lajeado (Brasil). Como te podrás imaginar, mi sentir es que soy ciudadana del mundo.

Desde muy pequeña tuve claras tres cosas: que quería ser artista, periodista y hacer algo por los demás. Tengo un video de mi tía abuela Isabel contando cómo, con tan sólo dos añitos, yo ya me preocupaba por el sufrimiento de la gente y por el hambruna en África. Igual algún día lo comparto, porque vale la pena por verla a ella, un ser precioso que desprende amor. De adolescente llegué a pensar que tenía vocación religiosa, pero tras una incursión en el convento de clausura de Medinaceli, me di cuenta de que había muchas formas de vivir la espiritualidad y había otra diferente para mi.

He sido inquieta y polifacética desde que tengo uso de razón y, aunque siempre me decían que me tenía que centrar en una sola, cosa porque si no nunca sería buena en nada, me ha resultado imposible no hacer varias cosas a la vez, todas me apasionan. Así, mi vida ha sido un constante fluir en el cambio donde nunca he tenido una agenda clara, ni horarios establecidos ni, obviamente, un sueldo fijo.

Académicamente hablando, estudié periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y comunicación en la Terza Universitá degli Studi de Roma. Solfeo y piano en el Conservatorio de Música de Soria, canto lírico en la Escuela Superior de Canto de Madrid, danza afro en la Alvin Ailey School o el Djoniba Center de Nueva York y interpretación y stand up comedy en diversas escuelas de España, Italia y EEUU.

Durante la carrera me dieron una beca para colaborar en el departamento de Sociología de la UCM, allí aprendí el valor del ser humano. Durante los veranos trabajé en el Diario de Soria y Antena 3 Radio. Al terminar hice una prueba para realizar unas prácticas en la Cadena Ser de Madrid. Por aquella época compaginaba el periodismo con el canto lírico. El señor Antonio García Ferreras, hoy una institución en La Sexta, me hizo cantar un aria durante la entrevista. Antonio, entre otras mucha cosas, me enseñó el valor de la espontaneidad. No sé si Mozart o mi valía me abrieron las puertas a la que sería mi casa durante diez temporadas en las que aprendí uno de los oficios más bonitos del planeta. Dejé la radio por la tele, trabajé como guionista, reportera, presentadora o directora de casting en lugares como Globomedia, TVE, La Sexta, Cuatro, Telemadrid, ETB o Canal Decasa, presentado el primer programa dedicado a mujeres curvy “Estilo Súper”. Mientras tanto, seguí en otros medios escritos o radiofónicos como Gestiona Radio, El Mundo, Yo Dona o ABC Punto Radio, un sitio al que le tengo especial cariño porque allí nacieron las “Biografías con Alma” que, a petición de los oyentes, abrieron la puerta a crear una empresa de creación de biografías, gracias a mi admirado Sergio Fernández y su Pensamiento Positivo.

A los dieciocho años me pararon por la calle para preguntarme si quería ser modelo. Así me convertí en una de las primeras modelos de talla grande de España.

En el año 2002 gané un certamen de belleza nacional y durante más de veinte años he desfilado y posado para numerosas firmas, diseñadores y fotógrafos de nuestro país y del extranjero, realizando desfiles, editoriales, show rooms o catálogos de moda.

Un día, así, de repente, decidí que quería ser actriz. Me fui a Nueva York y ahí empezó una larga trayectoria de numerosos proyectos de televisión, cine, teatro, ópera o zarzuela en los que pude dar vida a muy diversos e interesantes personajes.

Pero a mi, lo que me apasiona, de siempre, es el ser humano. Así que, muy pronto, empecé a meterme en el mundo del desarrollo personal, la metafísica y la física cuántica.

Hice el máster Consciencia y Ser de la Fundación para el Desarrollo de la Consciencia, el máster de coaching transformacional ejecutivo y personal de la Fundación Vivo Sano, el programa MBSR del Center For Mindfulness, University of Massachusettes Medical School, EEUU, y me formé en Eneagrama, el Método Silva de Control Mental, E.F.T., Zen Training, Metafísica Cuántica, maestría de Reiki, maestría de Registros Akashicos o Healing Arts.

Y cuando menos lo esperas… ¡todo cambia!

Pero como la vida es maravillosa, cuando estaba “en mi mejor momento profesional”, me quedé embarazada y desde el minuto uno tuve un síndrome que me tuvo los nueve meses meses apartada del mundo.

“Perdí” todo lo que tenía: no pude hacer la promoción de “Poetuits. Micropoemas de buen rollo para dar y tomar”, el libro que acababa de sacar con Alienta, Planeta, cancelé formaciones, charlas, un programa de tele, una serie que empezada y un protagonista en una obra de teatro con Gabriel Olivares, a quien siempre estaré agradecida por haberme cogido en aquél casting, aunque no pudiese trabajar con él.

Este fue mi punto de inflexión vital. Gracias a ese tiempo creé el Método Baby Mindfulness, para un embarazo y crianza consciente, que patrocinaron Disney y el Corte Inglés.

Mi embarazo fue el pistoletazo de salida para dejar un poquito aparcada mi faceta artística y centrarme en lo que realmente me llena: poner mis experiencia y dones al servicio de los demás.

Y llegó el Covid-19

El 13 de marzo de 2020 era mi cumpleaños y la vida me regaló un confinamiento. Yo no lo sabía, pero la vida me tenía preparada una sorpresa: empujarme a salir del armario espiritual. Y es que, pocos saben que, desde muy pequeña tengo el don de ver más allá de las personas, de entrar en su energía, de ver sus almas y recibir información para ellas. Llevo años haciendo sesiones, pero siempre en privado a gente conocida.

Fueron dos grandes amigos, que sabían bien lo que hago, mis queridos Ángel Rielo y Miriam Díaz- Aroca, quienes a través de sus entrevistas por IG mostraron esta parte de mí nunca había contado: la de Lectora de Almas. Poco después, el directo con la gran Anne Igartiburu, me hizo llegar aún a más personas y ponerme totalmente a ello. Hoy en día, realizo sesiones a todas las personas que sientan que puedo servir de ayuda para su evolución. Estoy totalmente al servicio.

Además, durante confinamiento me diagnosticaron un cáncer. La música fue clave para mi proceso y sentí el impulso de hacer un disco de temas sanadores para poner al servicio de los demás. Así nación “Soul Evolution. Connecting with the best of you”, un disco solidario cuya misión es la de elevar la vibración, aportar paz, generar alegría de vivir, apoyar en procesos de sanación, ser una guía para los momentos de meditación y facilitar la conexión con el Ser.

En el mundo empresarial, trabajo como formadora, trainer o speaker, en temas relacionados la comunicación, la consciencia y el alma. Lo hago a través de mi particular método de trabajo, basado en ir de dentro hacia afuera, del alma a la mente, del silencio a la acción, que aúna todo lo que ha estudiado y practicado a lo largo de cerca de veinticinco años como profesional en muy diversos ámbitos: la comunicación, el arte dramático, la música, la danza, el stand up comedy, la meditación, el desarrollo personal y la espiritualidad.

Siempre me dijeron que me enfocase en una sola cosa, que me iba a dispersar y nunca llegaría a nada… Nunca pude. Ahora, ser multitarea está bien visto. Todo lo que había estudiado no había sido una pérdida de tiempo, fue perfecto y necesario para poder aplicarlo en mis formaciones, sesiones personales o charlas. Y eso es lo que me hace única, precisamente, mi biografía… cada persona, cada trabajo, cada formación, cada país…

A día de hoy tenido el privilegio de trabajar en organizaciones y empresas como Adecco, Asisa, Inditex, Cáritas, Disney, Fundación Estatal, El Corte Inglés, Europ Assistance, Grupo Cofares, Microsoft, Orange, Sanitas, Vocento o Wolters Kluver, entre otras, y ser profesora del máster de Desarrollo Personal del Instituto Pensamiento Positivo, de Sergio Fernández.

Espero poder seguir aportando mis experiencias y conocimiento a todos aquellos que lo requieran, para mi, esto no es un trabajo sino una misión.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí, ¡mereces un premio!

A tu servicio